Spirulina para bebés.

Un Super Alimento para tu Bebé

La Spirulina es un complemento ideal para la correcta formación del bebé. Es recomendable su consumo durante el embarazo y en etapa de lactancia. Ya que es una fuente rica de hierro, proteínas y nutrientes necesarios que favorecen el adecuado desarrollo del bebé. Además aporta a la madre una cantidad importante de nutrientes, proteínas, minerales, ácidos, aminoácidos y vitaminas. En conclusión, es muy beneficiosa para la salud durante la etapa de embarazo y lactancia, tanto para el bebé como la madre.

Es de resaltar que la spirulina en los bebés aumenta las defensas (Al igual que en la madre), ayudando a formar un sistema inmunológico muy fuerte. Lo que reduce la posibilidad de que el recién nacido presente alguna enfermedad o problema de salud. Igualmente es muy importante que la madre siga tomando spirulina durante la etapa de la lactancia para transmitir mediante la leche materna todos los nutrientes de la spirulina al bebé.  Sobre todo se debe resaltar que la spirulina es el único alimento junto a la leche materna, que contiene Ácido Gamma-linolénico. Éste ácido es esencial para el buen desarrollo cerebral del bebé.

Además es importante considerar que la Spirulina es un alimento altamente nutritivo, pero de bajo contenido calórico. Sólo tiene 19 cal en cada 5 gramos. Al analizar la tabla nutrimental de la spirulina se ha encontrado una similitud significativa, en calidad y cantidad, cuando se le compara con la tabla nutrimental de la leche materna. En diversos países como Cuba, la spirulina se ha convertido en el primer alimento natural que se recomienda dar a los bebés después de la lactancia. Conoce la tabla comparativa de la spirulina y la leche materna dando click aquí.