La Spirulina fuente de proteínas muy superior al de otras fuentes habituales.

Las Naciones Unidas avalan, apoyan y recomiendan la utilización de las microalgas Spirulina para corregir estados nutricionales. Convirtiéndose en uno de los pocos productos alimentarios en ser reconocido completamente y en ser propuesto como una posible solución definitiva a los problemas alimentarios mundiales ¿Por qué?

Historia del alga espirulina

La Spirulina (Spirulina maxima) es un alga consumida por diferentes pueblos. La historia registra su uso por civilizaciones como los Mayas y los Aztecas.

Los aztecas recogían el alga azul-verde, llamada tecuitlatl, en la superficie del lago de Texcoco. En la gran ciudad de Tenochitlan. Los llamados corredores de peces la consumían para mantener su forma física. Estos hombres se turnaban para traer pescado fresco del Golfo de México a Moctezuma cuyo palacio se encontraba a 2200 metros del golfo.

Pero no sólo se consumía por esos “deportistas obligados”, sino que se preparaban “como ladrillos” según López de Gomara (eclesiástico e historiador español que destacó como cronista de la conquista española de México) y eran vendidos en el mercado ¡e incluso exportados!

Hoy de nuevo, la Spirulina, también llamada alga de los deportistas, se integra en las dietas de los atletas. La Spirulina fuente de proteínas, que protegen así la musculatura del estrés de los entrenamientos y competiciones.

Aspecto y características de la Spirulina

La Spirulina es un alga unicelular de color azul verdoso. Con forma de espiral (forma que ha dado origen a su nombre). Es una importante fuente natural de nutrientes; contiene alrededor de 65% de proteínas en su composición.

Se suele presentar en cápsulas, tabletas o en polvo pues es un alga microscópica.

Una de las características de este vegetal es que su pared celular está compuesta por mucopolisacáridos (no contiene celusa dura en su pared intestinal). Esto proporciona una mejor digestibilidad para el organismo y ayuda a asimilar mejor cada uno de los componentes.

A pesar de su alta concentración en proteínas, la Spirulina contiene únicamente un 7% de materia grasa en forma de ácidos grasos esenciales. Su alta concentración de betacarotenos, ácido gamma linoléico y sus importantes dosis de hierro la convierten en un complemento muy completo.

Estudios acerca de la biodisponibilidad de hierro presente en la spirulina plantean que es absorbido en un 60% más que el presente en las tabletas de sulfato ferroso. Una ventaja de la Spirulina sobre otras algas es que no tiene yodo. Lo que hace que mayor número de personas puedan consumirla.

Posibles efectos secundarios del consumo de espirulina

Muy pocos son los casos contrastados de efectos secundarios ligados al consumo de Spirulina. Sin embargo en un contexto de consumo excesivo pueden presentarse efectos adversos como mareos, problemas gastrointestinales, dolores de cabeza, dolor muscular y sudoración. Al ser la Spirulina fuente de proteínas  y otros nutrientes que promueven el metabolismo, la grasa puede convertirse en energía térmica provocando temperatura elevada.

Spirulina, recomendada por la ONU

La espirulina se recomienda como suplemento dietético en curas de adelgazamiento, desnutrición, falta de vitaminas, proteínas y minerales o en situaciones de gran actividad: práctica de deportes, estrés físico y psíquico, trabajos intelectuales.

La O.N.U. mediante el Instituto Intergubernamental para el Uso de las Microalgas Spirulina contra la Malnutrición recomienda su consumo en situaciones de emergencia humanitaria, de malnutriciones de índole crónico, y para el desarrollo sostenible.

Además, la NASA enriquece la dieta de los astronautas en misiones espaciales con Spirulina. Puesto que ayuda a combatir el estrés muscular al que son sometidos en sus misiones.

Composición del alga Spirulina

El aporte proteico de la Spirulina es muy superior al de otras fuentes tradicionales. Pescado, 10%; soya, 30-35%; leche, 3%; maní, 25%; huevos, 12%; granos, 8%; carne, 20-22%. En su composición hay un alto porcentaje de proteína (65 a 70%), todos los aminoácidos esenciales y nueve no esenciales, en perfecto balance. Minerales como potasio, calcio, zinc, magnesio, manganeso, selenio, hierro y fósforo. Vitaminas como piridoxina (B6), biotina, ácido pantoténico, ácido fólico, inositol, niacina o ácido nicotínico, riboflavina (B2), tiamina (B1), tocoferol (E). Cianocobalamina (B12). También contiene azúcares complejos naturales, carotenoides, enzimas y 7% de grasas en forma de ácidos grasos esenciales.

Concretamente, la ficocianina presente en altas concentraciones en esta alga, ejerce efectos antioxidantes y antinflamatorios demostrados.

La Spirulina Fuente de Proteínas para el Deporte

Atletas olímpicos de EE.UU. Cuba, Alemania, Rusia, China y algunos otros países del Este de Europa desde la década del 80 han introducido la Spirulina en su alimentación.

En el entrenamiento deportivo o en el marco de competiciones, el atleta somete a sus fibras musculares a movimientos de contracción o distensión, muchas veces violentos. El organismo ha de adaptarse continuamente a las exigencias del contexto deportivo realizando una respuesta adaptativa. En ese mecanismo de adaptación, los progresos de velocidad o de vigor se detienen.

Para ir más allá en su performance, superando sus propios límites, el deportista necesita un mejor metabolismo; como resultado depende en gran medida de la calidad de su alimentación.

La Spirulina se ha erigido como uno de los alimentos mejor dotados para sostener los esfuerzos de la alta competición. En la actividad deportiva, la Spirulina es utilizada como una fuente de “energía rápida”, posibilitando que el organismo almacene la energía directamente en la forma de glicógeno. Los carbohidratos, en cambio, que resultan la base dietaria de los deportistas antes de las competiciones, deben ser convertidos previamente en glicógeno para su disponibilidad motriz.

¿Cómo consumir la Spirulina?

Dado su naturaleza microscópica, se consume en cápsulas o en polvo. En el caso del polvo, podemos añadir la dosis recomendada a un zumo de cítricos. La Spirulina tiene un ligero sabor amargo-salado que pasa desapercibido en zumos, batidos y cócteles de verduras. Puede mezclarse en ensaladas y otros alimentos. Lo ideal para que el sabor pase desapercibido es consumirlo según la primera opción. De esta manera se aprovecha a la Spirulina fuente de proteínas de la más alta calidad.

Texto basado en información de: www.tulesion.com/